Ecuador. El Código Orgánico de Ordenamiento Territorial Autonomía y Descentralización (Cootad) potenciará la descentralización

El presidente de la comisión de Gobiernos Autónomos, Virgilio Hernández, defiende  la importancia para el país del Código Orgánico de Ordenamiento Territorial Autonomía y Descentralización (Cootad) que fue aprobado por la Asamblea. Destaca que el cuerpo legal, que tiene 611 artículos, potenciará la descentralización en el país, así como el trabajo de los GADS (Gobiernos Autónomos Descentralizados GADS).

Según el legislador, el cuerpo legal tiene cuatro ejes fundamentales: las regiones con un nuevo modelo de descentralización, la recuperación de funciones por parte del Estado, las Circunscripciones Territoriales Indígenas (CTI), y  la entrega de competencias a los municipios, juntas parroquiales y consejos provinciales.

Uno de los logros más importantes del Cootad, según el legislador, es   la asignación presupuestaria para los gobiernos autónomos descentralizados, que será el 21% de los recursos permanentes y el 10% de los no permanentes. Para Hernández esto será beneficioso porque se buscará desarrollar más a las poblaciones menos desarrolladas en el país, con lo que espera que haya mayor equidad en el ámbito nacional.

El cuerpo legal tuvo 98 observaciones del presidente de la República, Rafael Correa, y después de cinco sesiones de la Comisión, sus miembros  se allanaron a la mayoría de las objeciones, pues  consideran que  el veto es positivo y que hubo muchas reformas, básicamente de forma y no de fondo.

Usted habla de cuatro ejes fundamentales del Cootad, ¿cuáles son y cuál es la importancia de este cuerpo legal para el país?
El Cootad plantea un nuevo modelo de descentralización. Antes era un modelo a la carta, es decir los municipios asumían competencias que deseaban. Ahora se piensa en  un modelo general de descentralización, pensado  en un proyecto de país. Con esta ley, el Estado recupera varias funciones; antes  estuvo atado y por eso se  plasmaron las privatizaciones. El tema de las competencias es fundamental, pues se regula de manera exacta qué hace el Gobierno central, regional y provincial. Incluso da mecanismos a los municipios para la regularización de miles de barrios irregulares.

¿El Cootad garantiza que el proceso de descentralización y desconcentración no sea a la carta, como usted dice?
Sí, pero no solo basta la ley. Depende de la voluntad política de todos los actores para que se asuma de forma madura las responsabilidades que implica la descentralización. El Cootad intenta ordenar mejor la acción del Estado. Si se descentraliza una competencia  a un municipio debe ser descentralizado para todos. Es un modelo pensado para tener un país más ordenado.

¿El cuerpo legal no debilita al Estado?
Todo lo contrario. El cuerpo legal solo será  posible si se tiene una visión diferente del Estado. Se confunde Estado con Gobierno y no se piensa en función de todos los ecuatorianos que vivimos en este país. El fortalecimiento del Estado, a través de este cuerpo legal, posibilita la recuperación de  la planificación, regulación, redistribución y se busca la unidad y  participación ciudadana.  El  Estado se fortalece en todos los niveles de Gobierno. Esta capacidad se ve fortalecida y se regula la participación ciudadana que debe intervenir en todos los procesos.

De las 98 observaciones que hizo el presidente al Cootad, ¿cuántas están absueltas?
Revisamos todas las observaciones y hubo temas críticos. Nos hemos allanado al 90% de las observaciones, básicamente temas de forma. Identificamos 12 temas para insistir  que se acepten con el texto original que fue aprobado el 11 de agosto.

¿El artículo 172 que posibilita las loterías fue aprobado por la mayoría de los miembros de la Comisión?
Sí, todos nos allanamos, pero hay que puntualizar que las loterías serían solo regionales y se estima que las regiones estén formadas recién en ocho años. Así que la afectación a la Junta de Beneficencia de Guayaquil no será inmediata. Pero aquí el debate solo se ha centrado en eso. Es decir, se puso en blanco y negro cuando hay otros matices para el análisis sobre este tema. El debate mediático solo analizó el tema de la Junta, cuya labor destaco, pero no se analizó con profundidad para qué se incluyó este artículo.

Usted admite que habrá afectación a futuro, ¿no fue con dedicatoria a la Junta de Beneficencia de Guayaquil?
Jamás el artículo 172 fue pensado en perjudicar a nadie. Lo vimos como una posibilidad de financiamiento válida, como hay en otros países, para tener recursos en los gobiernos autónomos y que esos dineros se inviertan en obras a beneficio de sus comunidades.

¿Es verdad que solo Quito, por ser Distrito Metropolitano, puede realizar una lotería una vez aprobado el Cootad?
Los distritos se asimilan a las funciones de las regiones. Y en el caso de Quito, al ser un Distrito Metropolitano, tiene la posibilidad de realizar una lotería para financiar obras que sean necesarias para la comunidad. Eso ya dependerá del alcalde de la ciudad. Insisto, el tema de las loterías es solo una opción para los gobiernos locales.

El tema de las regiones no está claro. La asambleísta de Pachakutik, Diana Atamaint, dice que con los requisitos que plantea el Cootad la Amazonía no podrá ser una región.
Aquí hay un tema fundamental. Cuando planteamos las regiones lo que  buscamos es  mayor equidad en las poblaciones. Si hay megarregiones lo que puede pasar es reproducir la inequidad que actualmente se vive. Las regiones deben propiciar la unidad del país, no queremos mirarnos en Bolivia. En ese país las regiones se unen por los recursos y por eso hay problemas.  Si pensamos en regiones como Bolivia, la propuesta coincidiría con el separatismo. Recuerde que antes se decía que los impuestos de Guayaquil se queden en Guayaquil. Si no pensamos en la unidad nacional y  lo hacemos de otra manera, prácticamente estamos desintegrando al Ecuador.

En lo que respecta al tránsito, los municipios deberán asumir todas las competencias, es decir que desaparecerá la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG).

De acuerdo a la Constitución, los municipios deben  planificar, controlar y ordenar el transporte en su jurisdicción. Pero  debe haber un órgano rector a nivel nacional, pues  podría llegarse a tener disposiciones contradictorias en cada municipio. Se necesita una ley de carácter nacional. Sería absurdo tener 221 comisiones de tránsito. No va a desaparecer la CTG, pues los municipios pueden asumir  el tránsito a través de mancomunidades o, a su vez, delegar la ejecución.

En el Cootad se establece que  el manejo de los bosques será prioridad del Gobierno, ¿cuál es el papel de los municipios?
Yo creo que hay un respaldo constitucional para que los recursos y áreas naturales sean función privativa del Gobierno. Es un tema antiguo, lo cual no significa que los municipios no puedan desarrollar y tener acuerdos.

¿La fórmula de distribución deja contentos a todos?
Sí. Con el Cootad  la asignación presupuestaria para los gobiernos autónomos descentralizados será el 21% de los recursos permanentes y el 10% de los no permanentes. Eso posibilitará un mejor desarrollo de las poblaciones pequeñas,   donde el índice de necesidades insatisfechas es alto.

Fuente de la noticia

Buscar en el sitio